Desnúdate para él!

¿Quieres reconquistar a tu amor y recuperar la chispa de la seducción? Cualquier mujer, sin importar las curvas o años de más, puede aprender el arte de desvestirse.

La instructora Andrea Garfias, una morena curvilínea, asegura que todas podemos cumplir nuestra fantasía de convertirnos por unas horas en strippers, si aprendemos cómo quitarnos la ropa con lentitud y mucho erotismo durante una canción. Esta exótica stripper dirige la academia con su hermana Rubí, en la parte posterior de un establecimiento de artículos eróticos para despedidas de solteras. Entre espejos en la pared, las alumnas toman clases en grupo o de forma individual.

¿Quienes pueden ser strippers?

Por esta academia han pasado amas de casa, estudiantes, doctoras, contadoras, ejecutivas, bailarinas, meseras, profesoras, enfermeras, en fin mujeres de 21 a 60 años, con sobrepeso, bajitas, de clase alta, media o baja. «Aquí vienen por todo tipo de razones: quieren enamorar otra vez a sus maridos, cazar novio, romper sus tabúes o quitarse la vergüenza», señala la bailarina. Según ella, muchas de las mujeres que asisten a este lugar perdieron la ilusión inicial que disfrutaban en la relación con su pareja; necesitan renovarse porque la monotonía fue matando poco a poco la atracción que sentían. Hay alumnas del Platinum High Class que vienen porque les gusta hacer de swingers, son modelos o chicas muy jóvenes “que quieren aprender porque su galán se los pidió”, cuenta la instructora.
Fuente: corrienteshoy.com